ASI DICE EL ALTO Y SUBLIME

Yo soy el Dios tuyo,que te enseña provechosamente el camino que debes seguir...

jueves, 15 de septiembre de 2011

LOS DICHOS DEL PASTOR HÉDITO ESPINOZA ACERCA DE UNIONES GAY


HÉDITO ESPINOZA:
El pastor que habló contra los gays en el Te Deum evangélico
Camila Gutiérrez 13 Septiembre, 2011 Tags: Evangélicos, gays furiosos, Hédito Espinoza
37
COMENTARIOS
Compartir en FacebookCompartir en Twitter




-¿Por qué castiga Dios?

-Bueno está escrito en la biblia. Tal vez parezca fanatismo, pero nosotros somos gente que creemos en la palabra de Dios: si tú lees la Biblia, el apóstol Pablo se refirió a la naturaleza. Él dijo que la naturaleza sufre dolores de parto por lo que en el mundo está sucediendo. Cuando Jesús murió hubo efectos en la naturaleza: dice que el sol se oscureció, hubo terremotos, los sepulcros se abrieron, las piedras se golpearon porque se estaba cometiendo el crimen más grande de la historia: que por tu pecado y mi pecado, Jesús tuvo que morir injustamente en la cruz del calvario. ¿Qué significa entonces? Que la naturaleza se está rebelando con el mundo. Dios no puede quedarse tranquilo frente a esto.

-¿Cuál es el pecado de Chile?

-El gran pecado de Chile es utilizar a Dios. Cuando se mueve la tierra, cuando tenemos un hijo que bautizar o una hija que casar.

Pasaron los años, vinieron los mineros, la educación, la caída libre de Piñera en las encuestas, el Acuerdo de Vida en Pareja (sobre todo eso) y Hédito volvió a hablar:

-Mañana tendremos que orientar al pedófilo, aquel que le gusta el incesto, mañana tendremos que orientar al que está con la zoofilia.

Dijo -entre tantas otras cosas-, para hablar de los gays, en el Te Deum evangélico del domingo pasado.

-En la Biblia sale que la fornicación es pecado. Pero pareciera que para los evangélicos es peor la homosexual que la heterosexual.

-Es que hija: hay males mayores y males menores. Eso no significa que porque haya males menores uno tiene que permitir los males mayores. Uno tiene que ponerse a pensar y a tratar de reflexionar. Reflexionemos: tú, si fueras madre, ¿Darías tus hijos en adopción a una pareja de homosexuales?

La pregunta es retórica. Hédito sigue:

-¿Qué pasa con esa niña que va a crecer en ese hogar de una pareja de mujeres? ¿Esa niña va a decir: pero será ésta mi orientación? ¿Por qué yo siento no una inclinación a una mujer, si no una inclinación hacia un hombre? Se va a crear un caos, un problema sicológico en nuestras futuras generaciones. Entonces son males mayores que uno tiene que evitar. Si no lo tratamos es como que tú vas al médico y te dice: “¿Por qué viene a tratar esto ahora? Si hubiésemos tratado antes nos habríamos evitado un sinnúmero de problemas. Ahora vamos a tener que hacer una intervención quirúrgica más profunda”. Entonces nosotros estamos evitando eso a las próximas generaciones. Porque si no, un día la historia nos va a juzgar.

¿Cómo sería ese juicio?

-Mira mira. Yo creo que Dios es como un padre. ¿Tú eres casada?

-No.

-Si tú el día de mañana llegas a tener hijos, vas a tener la responsabilidad de educar a tus hijos. Si se portan mal, vas a tener la responsabilidad de disciplinarlos. Si tú no los disciplinas, ellos -el día de mañana- van a decir: “Mamá, usted tuvo la oportunidad y no me corrigió”. Entonces, de alguna manera, Dios también tiene la responsabilidad con sus criaturas de disciplinarlas. Tu no vas a querer castigar a tu hijo pero a lo mejor la rebeldía, la tozudez de tus hijos te va a llevar a tener que darles un castigo. Dios no puede dejarnos que hagamos lo que queramos.

-En el mundo evangélico se dice que usted tuvo un hijo al que no reconoció con una mujer de su iglesia.

-Mire: no le voy a decir sí ni le voy a decir no. Cuando uno es un hombre de Dios aprende a delegar las cosas en Dios. Yo he descansado en Dios. Dios es el que defiende mi causa. Es Dios el que me defiende a mi. Es Dios el que me coloca en estos sitiales.

En twitter, después del Te Deum, algunos se burlaron de Hédito: el canuto loco diciendo tonteras.

Pero es algo más que un loco. En el universo fragmentado de los evangélicos, ha sabido tener poder. Un currículum corto puede decir esto: en los años noventa, Gerente General de un canal de televisión evangélico. El 94, formó el Desayuno Pastoral Interdenominacional. Cuando ganó Piñera, él -y otros pastores- levantaron una organización, el Concilio Nacional Evangélico, que se alejó del lado más progresista de los evangélicos.

-¿Cómo dialogan ustedes con los evangélicos más progresistas?

-Bueno nosotros tenemos nuestras diferencias pero nuestra fe la mantenemos intacta. Seguimos amándonos como cuerpo. Hay diferentes opiniones. Jesús la tuvo con sus discípulos. La tuvo con Pedro, la tuvo con Judas. Uno recapacitó, el otro no lo hizo. Nos encontramos con este tipo de situaciones pero eso no significa que seamos enemigos.

-Pero el gesto de aplaudir a Piñera en el Te Deum debe haber molestado a alguien…

-A una minoría.

Y, entonces, Hédito da una versión de por qué apoyar a Piñera:

-Tú, como hija, debes saber que los padres pasan por momentos difíciles: sin trabajo, con enfermedades y qué bueno decirle: “Papá, siga adelante, el invierno va a pasar y va a llegar la primavera y el verano”. Hay momentos en que por lo menos hay que levantar las manos hacia un hombre que tiene las tremendas responsabilidades en el país.